Mentenautas

martes, agosto 15, 2006

CREATIVIDAD CONSTRUCTIVA


Condiciones internas y externas, enunciadas por Carl Rogers, que al interrelacionarse potencias aspectos expansivos.

"El proceso creativo es la emergencia en la acción de un nuevo producto relacional, que surge por una parte de la singularidad del individuo, y por otra de los materiales, acontecimientos, personas o circunstancias de su vida. La causa principal de la creatividad parece ser la tendencia de hombre a realizarse, a convertirse en sus potencialidades".

Existen criterios que podemos aplicar para evaluar los productos reales y potenciales de creatividad. En On Becaming a Person, Carl Rogers formula el siguiente conjunto de condiciones internas y externas que deben estar presentes para asegurar que las inspiraciones creativas resulten constructivas y no lo contrario.
En la medida en que el individuo se niega a la toma de conciencia (reprime) de grandes áreas de su experiencia, sus formaciones creativas podrían ser patológicas, o socialmente perjudiciales, o ambas cosas. En la medida que el individuo se abra a todos los aspectos de su experiencia, y su conciencia tenga acceso a todas las variadas percepciones y sensaciones que tienen lugar de modo continuo en el interior de su organismo, los nuevos productos de su interacción con el ambiente tenderán a ser constructivos, tanto como para el mismo como para los otros.
¿ Cuales son las condiciones de la creatividad constructiva? Rogers enumera tres "condiciones internas" y dos "condiciones externas". Las condiciones internas son:

Apertura a la experiencia: Extencionalidad. Esto es lo opuesto de la actitud psicológica de defensa, de la rigidez y de la limitación de los conceptos, creencias, percepciones e hipótesis. La apertura a la experiencia supone tolerancia a la ambiguedad siempre que la ambiguedad exista, y capacidad para recibir mucha información conflictiva sin forzar el cierre del flujo con expresiones como "Estoy de acuerdo en que...","No estoy de acuerdo en que...","Creo que...","No creo que...", "No puede ser cierto","La ciencia dice...".
Un foco interno de evaluación. Una persona creativa no establece el valor de lo que hace basándose en el elogio o la crítica de otros, sino en su propio juicio. Esto no significa que el individuo se abstrae o no desea tomar conciencia del juicio de los demás, sino que la evaluación final reposa en la propia reacción organísmica y en la estimación propia del valor de la creación. Está bien cuando el propio creador la experimente como satisfactoria y auténtica.
La capacidad para jugar con elementos y conceptos. La capacidad para jugar espontáneamente con ideas, colores, formas,relaciones; para la prestidigitación con elementos yuxtapusestos de modo imposible; para dar forma a hipótesis extravagantes; para tomar lo dado por sentado como problemático; para expresar lo ridículo; para traducir ideas y principios de una forma a otra; para transformar los opuestos en equivalentes improbables pero lógicos. De este juego y exploración espontáneos surge inevitablemente la inspiraíón, la visión de la vida con una perspectiva nueva y creativa.
Estas son las condiciones internas que debemos promover en nosotros en nosotros mismos si queremos nuestros apremios creativos y nuestras comprensiones irruptivas provengan de impulsos constructivos y sirvan a propósitos constructivos.

Pero, como muchos sabios han observado a lo largo de los siglos, no vivímos en el vacío. A pesar de nuestras buenas intenciones, en alguna medida devolvemos lo que previamente hemos absorbido. Si nos encontramos en un ambiente destructivo, nos vemos obligados a incorporarlo hasta cierto punto, y resulta difícil excluir esa mácula de la producción de nuestros procesos creativos.
De modo que para promover la creatividad constructiva tenemos que asegurarnos también ciertas condiciones externas. Rogers las describe en los términos siguientes:

Seguridad psicológica. Ésta puede lograrse gracias a un ambiente en el cual la persona sea aceptada incondicionalmente; no hay evaluación externa (nadie es criticado) y se cuenta con la comprensión empática de quienes rodean al individuo.
Libertad psicológica. La creatividad resulta alentada cuando se otorga una libertad completa para la expresión simbólica. Consiste en la libertad para pensar, sentir, ser cualquier cosa que a uno le parezca más verdadera. Esto no debe confundirse con la permisividad que es suave e indulgente; se trata de la autorización para ser libre, que es también la autorización para ser responsable. Es la autorización para temer, para equivocarse, para sentirse perplejo.

Extracto sacado del artículo "Momentos de irrupción" escrito por W. Harman y H. Rheingold.

1 Comments:

Anonymous Lau said...

Esta muy bueno este articulo...la mayor creatividad se expresa en la vida, en el dia a dia aprendiendo de cada momento, de cada circunstancia, creando nuevas relaciones pudiendo actuar en libertad. Me gustaria charlar sobre el pensamiento creativo, cuando lo es y cuando nos limita...besos!

8:14 p. m., agosto 16, 2006  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home